Deprecated: Function get_magic_quotes_gpc() is deprecated in /home/customer/www/karlmaslo.pe/public_html/modelo/funciones.php on line 82
Karl Maslo | Mi Perú: o todos, o todos
VOLVER

Mi Perú: o todos, o todos

Del mismo modo debemos, una vez que las aguas lleguen a un nivel de tensa calma, hacer todo lo posible por tender los puentes necesarios para llegar a acuerdos reales, y procurar que estos se conviertan en compromisos con puntos y comas, y CUMPLIRLOS, para que sea evidente que todos empujamos hacia el mismo lado. Que se entienda que los que vivimos en la capital no somos el enemigo, pero que queremos ser parte de la solución.

Tras varios meses de ver cómo el Perú se desangra, es momento de admitir que, nos guste o no, en esta crisis todos tenemos una parte de responsabilidad. Aunque queramos taparnos los ojos y decir “yo no”… .

Este esquema de pensamiento también ha contribuido al aterrador espectáculo que hemos visto en las últimas semanas en las pantallas de nuestros televisores o incluso en vivo y directo. Desde el interior del país hay arengas y llamados a la insurrección que alimentan una frustración y un resentimiento que nace en las notorias diferencias de resultados entre la gran capital, Lima, y las provincias del país, o simplemente los conos de la capital, lo cual dicho sea de paso lleva muchos años… .

Podemos debatir día y noche sobre la corrupción en los gobiernos regionales, y que muchas de las regiones con los niveles de pobreza más altos son también las que reciben más canon minero. ¡Tienen las arcas llenas! Todo totalmente cierto, pero entender esto no hace que los peruanos que se sienten abandonados a su suerte lleven un plato de comida a sus familias. El desarrollo y el progreso los esquiva y, de repente, ven como el presidente que “mejor” los representaba (Pedro Castillo), es detenido en televisión nacional, después de intentar realizar su golpe de estado completamente inconstitucional para evitar que el congreso lo destituya por corrupto.

Esto, de ninguna manera, justifica la violencia y la destrucción o afectación de bienes públicos y privados, pero sí debería llevarnos a una reflexión sobre cuánto conocemos en la capital de sus respectivas realidades, y cuánto conocen ellos de la nuestra. Debemos apuntar al origen de dicha violencia y a las motivaciones detrás del arrastre cual incendio forestal que el llamado a los desmanes ha mostrado.

Asimismo, reitero que no podemos cegarnos ante la enorme responsabilidad de los políticos que dirigen el gobierno central, los gobiernos regionales y obviamente el congreso, cuyo egocentrismo, corrupción e incapacidad, muy a pesar de contar con los recursos que permitirían una mejora considerable de las condiciones de vida de millones de peruanos y un crecimiento sostenible del país, ha devenido en condiciones ideales para el desastre, el cual estamos viviendo hoy. Solo era cuestión de tiempo. La mecha está prendida desde hace decenas de años… .

Ahora bien, la salida fácil es exigir que las fuerzas armadas usen toda su capacidad (como plenamente autoriza la constitución) para frenar los desmanes y tranquilizar de nuevo las aguas, pero lo cierto es que, en medio de los violentistas y del vandalismo, que tiene azuzadores que aprovechan la situación, como el narcotráfico, la minería ilegal, la tala ilegal de árboles, la trata ilegal de personas, etc., también hay peruanos y peruanas con motivaciones legítimas, que se convierten en víctimas colaterales de un diálogo inexistente.

Del mismo modo debemos, una vez que las aguas lleguen a un nivel de tensa calma, hacer todo lo posible por tender los puentes necesarios para llegar a acuerdos reales, y procurar que estos se conviertan en compromisos con puntos y comas, y CUMPLIRLOS, para que sea evidente que todos empujamos hacia el mismo lado. Que se entienda que los que vivimos en la capital no somos el enemigo, pero que queremos ser parte de la solución. ¿Acaso es tan difícil desarrollar la infraestructura necesaria para que los pueblos olvidados tengan accesos asfaltados, agua, desagüe, luz eléctrica, servicios médicos básicos, nutrición balanceada, educación, etc.?? Definitivamente, no.

Esta situación pasará, sin ninguna duda, y de hecho ya está ocurriendo, pero debemos tomar las riendas de la misma y realmente comprometernos, para que el desarrollo alcance a todos por igual, lo cual no significa repartir dinero como golosinas por doquier, sino poner reglas de juego claras, denunciar y castigar sin misericordia las componendas y los acuerdos por debajo de la mesa, incluso si estos vienen de nuestros propios gremios o industrias. No nos olvidemos que si hay instituciones o funcionarios estatales corruptos es porque los fondos para cumplir con tan deleznable actividad vienen de las empresas privadas… .

Mención aparte merece el desastroso manejo político del gobierno durante el inicio de esta crisis. Hubo una pequeña ventana,  durante la cual se pudo tentar un diálogo, pero se eligió el ignorar lo que ocurría y minimizarlo. Esperemos que haya una clara lección aprendida para los próximos ejecutivos y legislativos que dirijan el futuro del país. No puedes tirar gasolina al fuego y esperar que no se enciendan las llamas.

Del mismo modo, no podemos construir un país sobre una base dividida: no se trata de “ellos” o “nosotros”, sino de “todos”. No hay otra forma. Y todos somos parte de la problemática que nos llevó a esta situación límite. Debemos cambiar el discurso, dejar de mirarnos el ombligo, dejar de hablar del famoso “hay que” y empezar a reconstruir el Perú, cada uno dentro de su ámbito de posibilidades.

  1. Compartir
15 febrero, 2023

También puedes ver

Innovación: La clave para liderar con éxito en medio de la crisis

A finales del 2018, escribí un artículo, en el cual advertí sobre las implicancias de la digitalización y los re...

Leer más

El Perú en UCI: ¿Cómo sobrevivimos a la pandemia?

Queremos creer que esa vacuna nos permitirá volver a la normalidad, pero, en ese afán, parecemos olvidar que tenemos otros problemas igu...

Leer más

A pesar de la crisis en el Perú, no podemos dejar de ver el bosque por solo...

No quiero empezar adjetivando los últimos sucesos en el Perú - están en boca de todo el mundo -, pero a todas luces lo que ocurre...

Leer más

Mi Perú: o todos, o todos

Del mismo modo debemos, una vez que las aguas lleguen a un nivel de tensa calma, hacer todo lo posible por tender los puentes necesarios para llegar a...

Leer más